Contar con el  libro adecuado es sólo parte del proceso para poder disfrutar de un buen momento de lectura, que tengamos el espacio de lectura propicio mejora considerablemente nuestra  experiencia y se convierte en nuestro santuario.

 

Esta área debería de encontrarse lejos de zonas de mucho tráfico y tener cierto nivel de privacidad y confort. Diseñar y mantener este lugar también nos puede ayudar a propiciar el hábito de lectura en los niños.

A continuación te presentamos algunos tips y consejos para que puedas lograr esta meta:

 

Consigue un sillón o silla cómoda

Esta pieza debería ser diferente a los demás muebles de tu casa, debe de ser algo que te grite lee. Puede ser un sillón viejo, una silla de playa, un conjunto de cojines o lo que a ti te parezca cómodo.

 

Aleja las distracciones del espacio

Este lugar no debe de estar cerca de la entrada de la casa, un buen lugar puede ser la recamara.

Es importante hacer saber a los demás que estas en un momento tuyo privado.

Identifica y diferencia el espacio

Usa tapates, u otros muebles para dividir  el espacio del resto de la casa.

 

Usa la iluminación adecuada

Recuerda no forzar la vista, una buena combinación entre luz natural y una lámpara suelen hacer el trabajo.

 

Pon a la mano lo que necesites

Ya sea que quieras tener varios libros a la mano, una libreta o ipad para notas y tú café necesitas un lugar en donde poner todo esto a la mano. Una pequeña mesa de café o una repisa ayudan mucho.

 

El espacio de los niños

Para que leer se convierta en un ritual, necesitamos convertirlo en una experiencia.

Podemos crear una cueva, un castillo o un lugar en dónde lo que leemos cobre vida.

 

 

Comenta