El Art déco fue un movimiento de diseño popular, dentro de las vanguardias del mundo artístico, en su contexto histórico también encontramos el nacimiento de la danza moderna en Europa, tras la ruptura de los estatutos del ballet clásico, ahora los bailarines bailaban descalzos, sin escenografía y en el suelo, casi lo mismo pasó en el mundo del diseño, puesto que tras la salida de un estilo victoriano del siglo 19, los arquitectos se replantearon el sentido de armonía del diseño de interiores.

            La corriente artística se hizo tan famosa, que edificios icónicos llevan consigo éste estilo, como el edificio Chrysler en Nueva york, construido en 1928.

            A partir de 1920, que comenzó este movimiento, los llamados modernos de la arquitectura y el diseño, hicieron de las suyas, se deshicieron de lo estipulado por los clásicos, le dijeron adiós a la ornamentación excesiva, para así lograr realizar una creación sumamente elegante, usando alegorías a la geometría, jugando con los términos de esquinas, vidriería y un ostentoso divertir con la herrería.

Si quieres un estilo más clásico, rebuscando los viejos tiempos, ésta es una alternativa muy buena para decorar, con vasijas, tocadiscos, cuadros, alfombras, sólo recuerda tener en cuenta que algunos de los colores primordiales de este movimiento, fueron los colores cremados y semioscuros, no juegues con colores chillantes, puesto que rebajaría la elegancia y la armonía de lo que quieres lograr, te recomendamos buscar a un profesional del diseño para asesorarte en qué es lo mejor que puedes hacer para lograr impregnar tu hogar con éste fabuloso estilo.

Te dejamos algunas imágenes, para que te des una idea más clara de cómo es el Art déco en el diseño de interiores.

Comenta