Aprender a controlar el estrés puede mejorar nuestra vida laboral y personal, solo basta realizar algunos consejos muy sencillos y prácticos para manejarlo.

  • Aprender a manejar el estrés puede mejorar nuestra vida laboral y personal, solo basta realizar algunos consejos muy sencillos y prácticos para controlarlo

Responsabilidades, tareas y la presión de que todo tiene que salir bien pueden hacer de nosotros un cúmulo de nervios, ansiedad y lamentablemente, estrés.

El trabajo es uno de los ámbitos donde el estrés se hace presente en grados muy elevados. Por eso mismo mostramos algunos consejos para el buen manejo del estrés laboral

  • Organízate. Haz una lista de las cosas verdaderamente importantes y otra de asuntos secundarios, aprende a decir que no a otras, pide ayuda si lo necesitas y no te fijes propósitos que sabes que no puedes cumplir.
  • Respira profundamente y relájate. Si te sientes abrumado, desesperado y hasta enloquecido por todo lo que tienes que hacer, cierra los ojos y tómate unos minutos para respirar profundamente. Te aseguro que te ayudará a retomar la calma y relajarte para continuar.
  • No te preocupes por lo que no puedes cambiar. ¿Estresado porque esperas un llamado importante? ¿Ansioso por las consecuencias de tu nuevo proyecto? No tiene sentido que te estreses por cosas que no dependen de ti.
  • Tómate un break. Incluso un receso de 5 minutos te será de gran alivio. Levántate del escritorio, camina, sal a tomar un poco de aire. Si ves que no puedes continuar trabajando, no pierdas el tiempo: despéjate por un momento para luego poder retomar.
  • Ten un buen descanso. Ninguna responsabilidad amerita que pases días sin dormir. ¡Un buen descanso es esencial para el manejo del estrés laboral! Además, dormir bien te ayudará a tener más energía y estar más concentrado.
  • Sonríe más y rodéate de personas optimistas. Esto es más importante de lo que crees. La risa tiene muchos beneficios para la salud, entre ellos, mejorar tu estado de ánimo y encarar tus tareas de mejor humor. Al mismo tiempo, trabaja con personas positivas y que te puedan ayudar.
  • Encuentra alguien con quien hablar. A veces la sobrecarga de problemas se nos hace mucho más liviana cuando podemos desahogarnos con algún amigo, familiar o un psicólogo. Encuentra una persona a quien puedas confiarle tu situación.
Comenta