Los armarios son lugares oscuros, cerrados, muchas veces construidos de madera. Todas éstas son condiciones que los hacen propicios para la acumulación de humedad, lo que puede producir incluso la proliferación de hongos.

El problema es que en ellos guardamos la ropa, por eso es mejor mantener la humedad alejada, porque puede arruinarla y causar malos olores.

DEJA QUE RESPIRE

Las habitaciones pequeñas y mal ventiladas son las que más sufren la humedad en los armarios que se encuentran en ellas, ya que el aire que de por sí está húmedo se concentra dentro de los roperos, que están llenos de telas y tejidos que la absorben con facilidad.

Un consejo sumamente sencillo es dejar de tanto en tanto la puerta del armario abierta, para que el aire corra.

COLOCA SAQUITOS DE CAFÉ

El café absorbe la humedad, y además perfuma. Colgar pequeños saquitos de café molido en el armario es una excelente opción para los momentos en que la humedad está generando mal olor.

UTILIZA BICARBONATO DE SODIO

El bicarbonato de sodio tiene realmente muchísimos usos y propiedades. Absorber la humedad es una de ellas, y sobre todo la capacidad de neutralizar los malos olores.

BOLSITAS DE ARROZ

El arroz se utiliza para absorber, por ejemplo, la humedad de los saleros, e incluso se dice que si un teléfono celular se moja, hay que colocarlo 48 horas en un frasco lleno de arroz y funcionará de nuevo.

Crea pequeños bolsitas de Tela y colócalos entre tu ropa.

Comenta