Trátalo según sea…

1.Macizo: Se compone de madera 100%, envejece y va cambiando. Con el paso del tiempo tiende a oscurecer, por eso es importante protegerlo con un buen barniz y acuchillarlo cada 10 años, es un suelo vivo y único.

2.Multicapa: Solo su capa superior es madera, el resto es contrachapado o aglomerado, necesita los mismos cuidados que un suelo macizo, pero no se puede pulir tanto. Es importante prestar atención a las juntas y a las esquinas, es donde se acumula la suciedad que luego puede dañar el parquet.

3.Laminado: Se compone de fibras de madera de alta densidad, por lo que en realidad no es de madera. Por su resistencia, se puede emplear en zonas expuestas como el agua, como cocina y baño.

En tu día a día…

1.Elimina la suciedad: Pasa el aspirador para eliminar el polvo y la arenilla de la superficie que puede rayar el suelo. Evita la escoba, una vez por semana pasa la mopa, ligeramente humedecida, si la friegas, escurre bien la fregona.

2.Ni ceras, ni químicos: Límpialo con productos específicos, siempre en la cantidad que te recomiende el fabricante o con un limpiador casero a base de agua caliente y un poco de vinagre (si dudas prueba en una zona poco visible). Los productos con ceras o siliconas pueden estropear su barniz y los abrasivos, quitarles el brillo.

3.Controla la humedad: La humedad afecta mucho a la madera ya que la dilata y la contrae. Para evitarlo, mantén tu casa a una humedad de entre el 35 y el 60%. Usa deshumificadores o pastillas antihumedad en invierno y humidificadores en verano. En zonas húmedas, elige maderas que se contraigan lo mínimo, como el bambú.

Comenta