El polvorón sevillano es uno de los postres mas ricos y deliciosos esperados para la navidad, por ellos te contaremos su historia y como prepararlos.

La historia de los mantecados y polvorones en España data del siglo XVI.

Fue en Andalucía, unos dicen que en Antequera y otros que en Estepa a raíz del excedente de trigo y manteca de cerdo.

Los ingredientes básicos son la harina de trigo, grasa de cerdo y azúcar. La mayor diferencia entre uno y otro es que en el polvorón tiene almendras y se consume exclusivamente en Navidad en España.

Mientras los mantecados se consumen en muchas regiones españolas durante todo el año, sobre todo en el desayuno.

Otra diferencia  es la forma, el mantecado suele ser cuadrado y el polvorón redondo.

Te compartimos una receta fácil para que puedas prepararlos en tu hogar.

Ingredientes

  • 500 g de  harina de repostería
  • 250 g de manteca de cerdo a temperatura ambiente *
  • 200 g de azúcar glas (más algo más para espolvorear)
  • 100 g de almendra tostada y molida (mejor marcona)
  • 1/2 cdta. de canela molida
  • Una pizca de sal

Preparación:

  • Empezaremos por tostar la harina de repostería. La pesamos, la extendemos en una bandeja de horno (yo uso un molde de brazo de gitano) y la metemos en el horno precalentado a 160ºC (con aire) / 180ºC (sin aire) alrededor de un cuarto de hora, hasta que veamos que empieza a coger algo de color. En este sentido el grado de tostado va un poco en gustos. Cuando la harina esté tostada sacamos la bandeja y dejamos enfriar por completo.
  • Tostamos la almendra a la misma temperatura, unos 10 minutos, a mí no me gusta que se tueste en exceso, es suficiente que empiece a tomar color. Dejamos enfriar antes de triturarla.
  • Trituramos la almendra en una batidora de vaso potente o en un molinillo de café bien limpio, por tandas. Cuidado con triturarla en exceso, no debe soltar su aceite. Ponemos la almendra molida en un bol o en el bol de un robot con palas.
  • Pasamos por el tamizador la harina tostada, que veremos que estará algo apelmazada. Agregamos el resto de los ingredientes: el azúcar glas, la manteca, la sal y la canela. Mezclamos bien hasta que se haga una bola. Debe quedar una masa blandita, pero que apenas se nos pegue a los dedos.
  • Para formar los polvorones podemos seguir dos métodos, al gusto de cada cual: extender la masa con rodillo hasta un grosor de 1 cm y cortar los polvorones con un cortador redondo o un aro de emplatar, de unos 4 cm.

Comenta